La opinión de José Antonio Diez. Ya advertimos: el CRC, también

José Antonio Diez, portavoz del PSOE municipal
José Antonio Diez, portavoz del PSOE municipal

 

En julio de 2013, hace casi año y medio, desde el Grupo Municipal Socialista presentamos una moción en el Ayuntamiento de León para pedir, entre otras cosas, que se garantizara el Centro de Regulación y Control del AVE en León, el CRC. En abril de este año, tras múltiples notas de prensa y denuncias, volvíamos a insistir con otra moción, de nuevo rechazada por el PP de Emilio Gutiérrez. Una moción, inequívoca, que en su primer punto concluía “reclamar al Ministerio de Fomento que se pronuncie de forma clara e inequívoca sobre la instalación del Centro de Control y Regulación del tráfico ferroviario de las líneas de Alta Velocidad en León”.

Pero nos temíamos, como miles de leoneses, que este Centro de Regulación, una proyecto esencial del Gobierno Zapatero, caería como lo han hecho todos los proyectos por el futuro de León. Este edificio está ya completado, en las inmediaciones de la estación, pero vacío como los planes del PP para León.

Emilio Gutiérrez ni se ha pronunciado. Callado. Mudo ante el desierto leonés. Colaborador y sumiso con su partido.

Es desesperante ver cómo van cayendo una tras otras todas las iniciativas para León… y ya no son solo los retrasos del AVE o de FEVE. Han caído, y conviene recordarlo cada poco, el Centro Nacional de Músicas Históricas, la reforma del Emperador y San Marcos, el Centro Nacional de Referencia Ciudad del Mayor, el CRC. Tantos proyectos, tantos puestos de trabajo desechados mientras en otras ciudades, en esta misma comunidad, se avanza y se apuesta.

Emilio Gutiérrez no anuncia su candidatura por sus dudas. Sabe que no puede presentar nada bueno para su aval y, además, prefiere otro puesto con relevancia pero en el que pase más desapercibida su desidia con estos proyectos.

Si es cierto que para él no hay mayor orgullo que ser alcalde de su pueblo, para su pueblo no habría mayor orgullo que su renuncia. Y la llegada de un alcalde que luchase por la ciudad y no por su futuro, su foto y su ubicación en las listas para garantizar una bonita y rica jubilación.

Los proyectos abandonados, los empleos perdidos y los retrasos contarán en su “debe” vaya donde vaya.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *