Otra lectura (más realista) a los datos del paro

 

jadiezSiempre es bueno que el número de parados descienda. ¿O no?. En el caso de León la lectura que hoy nos ofrecerán los representantes de las instituciones será positiva y algunos, como el propio alcalde o el eterno cargo Luis Aznar, ya se han aprestado a bendecir la buena evolución de los datos. De los nacionales, eso sí. Por eso, como tantos realizarán una valoración positiva de los datos, yo voy a realizar un análisis diferente, menos optimista  o más realista.

Es cierto, y esa es la buena noticia que desciende en León el número de paradas y parados. Casi 1.700 menos que hace un mes. Sí, es positivo. Pero junto a este dato hay otra lectura paralela.

Sólo un 10% de los contratos firmados el pasado mes en León son indefinidos. Es decir, precariedad y temporalidad son la explicación de la reducción del número de personas desempleadas.

El paro registrado en León ha descendido un 6,37% en el último año, 2.474 personas menos en un año. Este porcentaje está dos puntos y medio por debajo de la media nacional y autonómica. En León, por lo tanto, la recuperación es más lenta que en todo el país.

Y aún hay más. Hace una década, León contaba con 170.000 afiliados a la Seguridad Social. Hace un lustro, 164.000. Hoy no sobrepasan los 153.300 pese al incremento en los últimos meses. Es decir, hay menos parados sí. Pero hay un descenso aún mayor del número de trabajadores, de la población activa que garantiza nuestra economía actual y, por supuesto, también la futura. Un 10% de pérdida de población activa que va pareja a una pérdida sangrante de población total, asentada en la provincia.

El régimen de los trabajadores del carbón tenía entonces más de 3.000 afiliados. Hoy son 670. En una década, una caída al 78%.

Y nos queda aún otro dato negativo. Solo 16.000 de los 36.359 parados registrado en las oficinas de León reciben algún tipo de prestación o ayuda. Ni la mitad. Una cobertura mínima que refleja miles y miles de dramas; familias enteras en las que no entra ningún salario.

Y algunos saldrán rápidamente a celebrar que hay 1.698 parados menos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *