Hace falta tener una cara muy dura, señor consejero

 

Tribuna publicada hoy en Diario de León

Hace falta tener una cara tan dura como una roca. Tener pocos escrúpulos o ser un mentiroso patológico para poder decir que los miles de leoneses que acudimos el pasado viernes a la manifestación por la sanidad pública fuimos manipulados y que la situación de los centros de salud y hospitales de León no es caótica.

Hace falta ser consejero de Sanidad del PP para poder negar que existen problemas gravísimos en la sanidad leonesa cuando cada vez que pides una cita con un especialista has de esperar seis meses para que te vea, cuando esperas una operación debes aguardar, en algunos casos, año y medio o cuando para ir al médico de cabecera la demora es de una semana. Cuando miles y miles de leoneses están esperando por alguna consulta, operación o prueba diagnóstica.

Le puedo asegurar señor Sáez que cada uno de los miles de leoneses que estaban en la manifestación gritando que la sanidad pública no se vende, se defiende, exigiendo medios para los centros sanitarios y hospitalarios de León y reclamando el fin del copago o de las listas de espera sabía perfectamente de qué hablaban y se quejaban. Ni está manipulado por las plataformas ni los partidos allí presentes. Y es que, consejero, la realidad se impone a su posverdad que no es más que una mentira absoluta. Cada uno de esos manifestantes ha sufrido pacientemente los rigores de los recortes en los presupuestos que su partido, y usted directamente, ha aplicado sin anestesia a la sanidad. Cada uno tiene su historia de dolor o enfermedad no atendido en tiempo y forma por culpa de su política cicatera y austera. Esa política que lleva a construir y dejar en manos privadas macrohospitales con sobrecostes mientras se recorta en personal o dotación a los centros en marcha.

Señor Sáez, solo las cifras oficiales de su consejería confirman que más de 6.255 personas de León, enfermas o doloridas, están esperando una operación en alguno de esos quirófanos que usted cierra o abre a su antojo en función de las necesidades económicas de su departamento y nunca en función de las necesidades de los pacientes de León (o del resto de la comunidad que en este sentido casi no hay diferencias).

Usted, señor Sáez, ha conseguido una extraña unanimidad y es que todos los leoneses estemos de acuerdo en su nefasta gestión que nos ha llevado a una situación de caos, de ese caos que usted niega. Un caos que lleva a esperas de más de doce horas para ingresar en el Hospital tras pasar otras diez o doce en Urgencias a la espera de un diagnóstico, camas cruzadas que se solapan con plantas cerradas en el mismo centro y, por supuesto, derivaciones y más derivaciones a centros concertados para hacer las intervenciones o tratamientos que en sus centros no se pueden hacer por los recortes de personal. Usted tiene también la unanimidad en la queja de los profesionales que han de asumir jornadas maratonianas en los que pasan las consultas de sus compañeros (enfermos o de vacaciones) que no son sustituidos.

Yo, como representante del PSOE y como usuario de la Sanidad Pública, considero que hay mucho que mejorar. Tanto como lo que ustedes llevan años empeorando. Porque gracias a sus políticas, se estima que un 30% de las personas mayores abandonan los tratamientos por no poder pagarlos, las listas de espera se han incrementado tanto en número de pacientes incluidos como en tiempo de demora, las pruebas diagnósticas necesarias se realizan con cuentagotas, los consultorios locales van cerrando condenando también al cierre de esos pueblos que van quedándose sin servicios. Aquellos que pueden pagarlo acuden a los seguros privados, a esos centros con los que usted concierta tratamientos hurtando fondos que deberían quedar en la sanidad pública. Aquellos que pueden pagarlo asumen el coste de 200-300 euros en vacunas que los pediatras aconsejan a sus hijos y que ustedes se niegan a financiar por un mal entendido concepto de la rentabilidad económica. Señor consejero, la salud es un bien esencial en el que el mercantilismo no debería entrar nunca.

Solo la dedicación, profesionalidad y el altruismo de los profesionales con los que usted cuenta, esos que le garantizan el sobresaliente que los usuarios dan al sistema sanitario de la comunidad, palía los graves daños que usted y su partido han infligido a la sanidad pública y universal. Esos profesionales desmotivados y agraviados por su política de personal que siguen, sin embargo, dándolo todo por los pacientes porque hicieron un juramento que no rompen pese a las dificultades que Sacyl les pone en el camino.

Hace falta ser representante del PP para justificar el copago, los recortes presupuestarios, la falta de unidades médicas, las camas cruzadas, las demoras, las guardias dobles, el colapso en las urgencias, los traslados de los enfermos, las derivaciones sin compensación o la falta de servicios esenciales.

Todos los demás, los que vemos la realidad, no salimos a protestar manipulados. Salimos con todos los datos y, tranquilo señor consejero, que nos volverá a ver en las calles.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *