La opinión de la semana: Ante el inicio del curso

IMG_4618 

Si tenemos en cuenta que las ayudas para libros de han reducido un 70% en Castilla y León y ya sólo llegan a familias con una renta inferior a los 13.000 euros, si consideremos que los programas de conciliación (Madrugadores y Tardes en el Cole) han pasado en sólo dos años de ser gratuitos a tener un coste medio de más de 120 euros al mes por familia, si estimamos que hacer deporte o participar en talleres municipales de teatro o coro cuesta ya 40 euros al año y añadimos que el IVA del material escolar es asimilable al de un producto de lujo (pasó el pasado año del 4% al 21%). Si aderezamos este cóctel con la reducción de docentes y personal de apoyo en todos los centros escolares y sumamos que el Ayuntamiento –que en la pasada legislatura invirtió más 18 millones de euros en mejoras y ayudas para los centros escolares- destinará para arreglar los colegios una partida de ¡¡9.000 euros!! bien podemos decir que este curso escolar empieza muy, pero que muy complicado.
Los padres y madres asumen que tener un hijo supone una renta económica elevadísima pero también dan por hecho que la administración, todas las administraciones, están ahí para ayudar y que lo que pagan en impuestos revierte en una educación, una sanidad y unos servicios sociales universales y gratuitos. Un derecho conquistado y que ha dado nombre al Estado de Bienestar del que disfrutábamos como miembros del club de los países desarrollados.
Ahora, invocando la crisis, el PP no garantiza las pensiones, ni la atención a la dependencia, ni la Sanidad y, por supuesto, tampoco una educación gratuita. Ahora más que nunca nos damos cuenta de que no todos somos lo mismo y que derechos consolidados con gobierno del PSOE –el sistema de becas educativas que permitió el acceso a la universidad de todos los estudiantes con capacidad académica, la universalización de la Sanidad o la instauración de un sistema de ayuda a los dependientes- han desaparecido tapados por el duelo por 6.000.000 de parados, el veto de las ayudas perdidas a los bancos y o el velo de bloques de hormigón arrojados en Gibraltar.
Cada inicio de curso va a ser igual… o peor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *