La opinión de José Antonio Diez: El bañador del alcalde

Image 

La anécdota del alcalde en la entrega de los premios del Comercio Tradicional no podría ser más explícita y, quizá, tan mal traída. El alcalde alardeó de su bañador de más de 35 años comprando en el comercio tradicional sin darse cuenta que la interpretación podría ser doble.  Es un hombre austero, quiso demostrar. Lo parece y ese es uno de sus valores de venta como candidato. Pero hay muchos que nos hemos quedado con otra lectura de su chascarrillo: con clientes así, que mantienen una prenda en su armario durante tres décadas, no se revitaliza ningún sector.

El problema del comercio tradicional ha sido la competencia con los precios y los horarios de las grandes cadenas y superficies, y sólo la comodidad del acceso y el servicio personalizado sumaban en su favor para atraer a la clientela.

Este alcalde, que tan acostumbrados nos tiene a la falta de cumplimiento de su palabra, no ha apoyado con sus hechos el comercio tradicional leonés y esa falta de proyectos y, sobre todo, la falta de  medidas del PP autonómico y nacional de apoyo a nuestras tiendas han hecho perder más de 600 empleos en el sector en León en apenas dos años.

Nosotros queremos un alcalde que no guarde en el armario, que apueste por la inversión. Y el bañador añejo es una muestra. León necesita revulsivos, nuevos modelos de negocio, nuevas iniciativas de desarrollo… Y nuevos bañadores porque las modas pasan y este alcalde, como su armario están pasados de moda ya. Ha demostrado en dos años que más que austero es rácano en sus propuestas y tacaño en proyectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *