La opinión de José Antonio Diez: Reforma laboral… Ya sabemos quiénes son los suyos

José Antonio Diez en  una rueda de prensa.
José Antonio Diez en una rueda de prensa.

Dos años de reforma laboral significan 1.210 parados más y que ya sabemos quiénes son los suyos
Cada día que ha estado vigente la reforma laboral en León han ido al paro nuevos leoneses, casi tantos como iban cogiendo las maletas y se dirigían a esa estación provisional “para siempre” que nos ha quedado en León para subirse al tren de la búsqueda del empleo, de la emigración y del desarraigo.
Dos años de reforma y 1.210 parados más en León capital, en una sangría que debería avergonzar a todos los que han tenido algo que ver en su gestión y, por supuesto, en su aplicación.
730 días de una reforma que, aunque avalada por el Tribunal Constitucional, es el más duro ataque a los derechos de los trabajadores que se vendió como la solución al problema del desempleo y que ha sido, valga la contradicción, la creación del problema de la precariedad acuciante, la vulneración de los convenios colectivo, el despido justificado en la gracia de quien lo decreta y la generación del drama de la impotencia laboral.
Nos dirán que se ha reducido el absentismo, nos dirán que ha aumentado la contratación de los jóvenes, nos dirán que se ha generado estabilidad en el mercado de trabajo pero lo que nunca nos dirán, porque nos roban la verdad, es que esta reforma laboral no ha generado ni un solo empleo estable, que hoy hay –en España- medio millón más de desempleados, 5.000 más en la provincia de León, que la economía sumergida ha crecido en más de un 25% y supone ya cerca del 24,6% del PIB, más de 253.000 millones de euros que se mueven fuera de los controles de Hacienda en muchos casos debido, y así lo dicen los expertos, por el alto paro. No nos dirán que esta reforma sólo ha servido para que los ricos se hagan aún más ricos, para que las empresas pongan en la calle a trabajadores que gracias a su experiencia se han consolidado en un puesto de trabajo y que salen “muy caros”, para que argumentando problemas económicas las empresas presentes Expedientes de Regulación de Empleo, cierren sus factorías y se deslocalicen.
No nos dirán que esta reforma es fruto de las políticas de un PP que, desde luego, tiene bien claro quiénes son los suyos y, por supuesto, no son los parados, no son los trabajadores precarios. No son las víctimas de la reforma laboral. Esos son los nuestros, los de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *