La opinión de José Antonio Diez: Ni siquiera unen

José Antonio Diez en los minutos previos a un Pleno.

Conmemoramos mañana el día de la comunidad. Conmemoramos, que no celebramos en León esta fecha que poco o nada nos dice a los leoneses.
Desgraciadamente siempre habrá voces, siempre las mismas, que criticarán que los leoneses sigamos sin abrigar décadas después un sentimiento de comunidad pero lo lamentable no es este sentir, sino que haya hoy más razones para el rechazo a la comunidad que las había –y hubo muchas- cuando se gestó este estado de las autonomía asimétrico y arbitrario.
No quiero entrar en razones históricas para una segregación leonesa en la autonomía, que las hay. Lo rechazable es que existan razones económicas para pedir una segregación que nos ha dejado, a los leoneses y leonesas, aparcados en el vagón de cola del desarrollo autonómico.
La renta per cápita, la inversión, la tasa del paro, el cobro de pensiones, el número de plazas escolares o residenciales, cualquier barómetro que se utilice sitúa siempre a León por debajo de otras provincias de la comunidad, de aquellas por las que la Junta ha apostado en sus ejes de desarrollo logístico, industrial o, incluso, educativo. No es quejarse por quejarse, el explicar lo obvio aunque la respuesta de la Junta y del PP sea llamarnos a los leoneses llorones o pedigüeños. La respuesta a este insulto está en las tablas de actividad económica, no tachen de lamento lo que es una dura realidad.
La única solución para que acabaran las quejas sería que la Junta, o el PP que en esta comunidad es lo mismo, con su potestad corrigiera agravios, solventara problemas y pusiera a todas las provincias en el mismo nivel de inversiones y desarrollo. Seguro que así, cada año, zamoranos, salmantinos, sorianos o leoneses celebraríamos el día 23.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *