La opinión de José Antonio Diez: La serenidad de Gabilondo

José Antonio Diez en una comparecencia ante la prensa.
José Antonio Diez en una comparecencia ante la prensa.

El que fuera ministro de Educación en el Gobierno Zapatero, Ángel Gabilondo, realizó ayer unas declaraciones tan sensatas sobre el inicio del curso escolar que deberían figurar en la agenda del actual titular como libro de cabecera. Decía Gabilondo que el dinero, evidentemente, no lo arregla todo en Educación pero que los países que han invertido en este campo tienen mejores resultados; que los recortes afectan, especialmente, a los que más necesitan apoyo, la atención a la discapacidad y la diversidad, y –puntualizaba- que rebajar del 5,1 al 3,9% el porcentaje de los presupuestos dedicados a la Educación es un error que pagaremos. Aplaudía, por ello, la propuesta del PSOE de un pacto de Estado para que de cada 100 euros invertido, al menos 7 vayan destinados a educación.

Porque, el Partido Popular, fiel a su política tradicional, ha recortado en educación pública para apoyar –también es verdad que de forma limitada- a la privada. Los maestros y maestras, el profesorado y el personal de apoyo son los primeros perjudicados pero, lamentablemente, los niños y niñas los últimos y más gravemente damnificados.

La educación pública ha perdido calidad, por los recortes y, por qué no decirlo también, por la normativa errática que cambia programas educativos, limita asignaturas esenciales, y prima el sectarismo, la desigualdad y la segregación.

Solo el apoyo decidido de los docentes puede salvar los muebles pero es obvio que son necesarios más fondos para los centros, más ayudas para los estudiantes y consenso social sobre un proyecto educativo por encima de partidos e ideologías. La educación de hoy es la economía, la ciencia, la cultura y la sociedad de mañana y precisamente por eso no podemos ser cicateros ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *