Vota para devolver el color a León. Tribuna en Diario de León

D52E7514Hace ocho años, acepté formar parte de la lista municipal del PSOE de León, una candidatura que fue la más votada entonces y que, aunque a muchos les pese, sentó las bases del cambio en la ciudad. Muchos se han empeñado en recordar de esa etapa la deuda municipal como excusa para tapar su negligencia y desidia en la gestión, pero lo cierto es que esa deuda ya fue heredada y que entre los años 2007/2011 se realizó una inversión de más de 146 millones de euros en León. Inversión multimillonaria que fue canalizada por el Ayuntamiento pero que no supuso ningún coste para los leoneses.

La financiación casi en exclusiva del Gobierno Central permitió resolver problemas históricos como el paso a nivel del Crucero, el cruce de Michaisa, cerrar parte de la Ronda Interior o levantar la estación provisional del AVE, el Centro de Regulación y Control del AVE, acabamos el Museo Provincial y dirigimos la financiación para comprar el órgano de la Catedral, además de invertir 21 millones en los colegios para poner en marcha pabellones deportivos como los de Quevedo o Luis Vives; completar el Centro Integrado de Armunia o los centros Ventas Este o Asunción, así como adquirir el Teatro Emperador. Defiendo este proyecto de ciudad y el orgullo de haber formado parte del equipo de gobierno más inversor en León.

Y lo defiendo porque contra este proyecto, muchos vienen con la nada que no solo muestra su pasado sino también su futuro para León. Yo hace tres años comencé mi compromiso con este proyecto y por eso no he tenido que improvisar ni inventar ni copiar un programa. Nunca dudé de lo que quería ser y de dónde quería estar. No soy un recién llegado ni un candidato a la fuerza, ni siquiera soy un candidato a dedo. Soy la elección de cientos de socialistas para llevar a cabo un proyecto de ciudad que tiene en las leonesas y los leoneses su único referente y objetivo.

Y son aún  más las cosas que me diferencian de muchos de los otros candidatos. Antes de redactar el programa me había reunido con cientos de vecinos, decenas de colectivos, había visitado todos los barrios y recogido las propuestas de todas las asociaciones de vecinos.  Sin fotos, sin cortejo de cámaras y sin alharacas.

Y antes de publicar este programa ya lo había hecho visible: en mociones y propuestas al equipo de gobierno del PP que rechazó una tras otras nuestras medidas para, por ejemplo, establecer un fondo de ayudas para los leoneses en riesgo de desahucio, para apertura de comedores escolares en verano, para becas para material escolar, para establecer ayudas a familias en situación económica desfavorecida a la hora de acceder a las actividades extraescolares. Medidas propuestas a un PP que, recordemos, cerró guarderías, bibliotecas y subió la residencia un 60%, las ludotecas un 300% o el billete de bus un 30%.  Que nadie crea que va a cambiar su política: el PP ha generado los recortes más graves del Estado del Bienestar y va a seguir con sus medidas. Porque mientras los nuestros son los que peor lo pasan, los suyos son los de los bancos, los grandes consejeros a los que Rajoy se refiere cuando habla del fin de la crisis. La mayoría absoluta del PP, el rodillo de Rajoy, de Herrera o de Gutiérrez, es lo peor que no ha pasado a los leoneses en décadas.

Mi programa es, por tanto, participativo, solidario (con las personas y con los barrios), resolutivo de los problemas de los leoneses y, sobre todo, reivindicativo. Porque soy consciente de que no podemos hacer todo nosotros solos. Hemos de aunar esfuerzos, lograr la colaboración institucional y fondos de administraciones externas y de inversores. El objetivo final: favorecer la creación de empleo, y fijar y crecer en población.

Un programa justo, realista y comprometido. Porque mientras algunos dicen que su prioridad es el empleo, demuestran que es la destrucción. El movimiento se demuestra andando y nosotros creamos la UME, el Inteco, el Centro Estrada, el Centro de Atención a dependientes de San Andrés o el de Alto Rendimiento de la Universidad, y ellos, los otros, generaron 2.000 desempleados más y obligaron al exilio a 4.500 jóvenes. Y mientras otros indican su ilusión, firman para irse para Valladolid solo 19 días después de asegurar que su único compromiso con León.

Haremos un León exigente porque ¿cómo puede callar León frente a la Junta con una Sanidad caída, una Educación de gorgojos y tornillos, un Fomento sin inversiones, ni obras ni parques de bomberos y lleno de baches y socavones, un Medio Ambiente sin pesca y una Economía llena de corrupción? No podemos mantenernos inmóviles. Y por eso mi programa es reivindicativo.

Y es un programa refrendado por los leoneses durante este primer ecuador de campaña. Cientos de leoneses se me han acercado en la calle, en cada acto, en cada encuentro para ratificarme que “vamos bien”, que “soplan vientos de cambio” y que ahora es el momento de las personas, de los barrios, de la buena gente de León. Es el momento de desterrar el gris del PP y poner color. Es el momento de que León viva. Por eso Vive León es nuestro lema de campaña. Por eso, para que León viva, te pido tu voto.

http://www.diariodeleon.es/noticias/opinion/vota-devolver-color-leon_980128.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *