La mujer del César y el Grial

José Antonio Diez recalca en esta tribuna publicada hoy en Diario de León esta la necesidad de que la nueva concejala de Cultura y Turismo, Margarita Torres, deje claro que su interés particular no marcará la promoción turística de la ciudad

La presencia al frente de la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de León de una historiadora va, sin duda, a dar un nuevo aire a este departamento. Habrá cambios lógicos y necesarios en la política promocional de la ciudad, derivados no sólo de un proyecto personal de la concejala sino también de un intento nítido del alcalde Antonio Silván de borrar todo vestigio del trabajo de su predecesor, el denostado Emilio Gutiérrez a quien el PP hizo un balance tan demoledor de gestión que eliminó cualquier posibilidad de reprobación en las urnas.

Margarita Cecilia Torres Sevilla ya ha dejado bien claro que la Cuna del Parlamentarismo no jugará ningún papel destacado en la promoción de la ciudad y que “olvidará” el título concedido de la Unesco para centrarse en otros proyectos. Una medida que sorprende pues el parlamentarismo no sólo fue el eje de la promoción en el anterior mandato sino que parece, cuanto menos, osado obviar un reconocimiento mundial como Memoria del Mundo que nace de un reconocimiento previo de las Cortes Autonómicas y el Gobierno de España. Para algo positivo en lo que León es pionero…

Pero lo más llamativo es que este olvido de la Cuna venga emparejado a una apuesta clara y rotunda por el Santo Grial, el Cáliz de Doña Urraca o la Copa de Cristo, como dejó claro la concejala a todo el sector al que conminó a hacer de esta reliquia el santo y seña de la promoción nacional e internacional de León. Una reunión para el desarrollo de un plan estratégico del turismo de León a la que, sorprendente y lamentablemente, no acudieron representantes de la Diputación ni de la Junta de Castilla y León a quienes el PP ha mandatado y encargado la promoción de la ciudad.

No son pocas las voces que han salido ya a corregir a la concejala-ex cronista-historiadora en su proyecto y quizá la de Juan Pedro Aparicio sea la más acreditada. El escritor y comisario leonés apuntó que no tiene sentido abandonar los “reales” Decreta por una leyenda como el Grial. Sus palabras reiteradas fueron secundadas también por José María Merino que subrayó que el Grial es fantasía frente a la realidad del legado cultural leonés. La polémica sobre la condiciones del Cáliz se la dejamos a los investigadores y los historiadores, ellos determinarán la realidad de su historia y vinculación interesada con la Sagrada Cena.

Pero resulta sorprendente que una ciudad como León pivote toda su promoción a una reliquia “recién descubierta” teniendo recursos tan ineludibles e indiscutibles como la Catedral, San Isidoro, San Marcos, el Reino de León, los vestigios de las tres culturas…

Y esto nos lleva a esas críticas a las que aludíamos. La mujer del César no solo debe ser honesta sino que también tiene que parecerlo. Y resulta sorprendente que sea la autora de la obra “Los Reyes del Grial” la persona más interesada en hacer de esta copa ubicada en San Isidoro el referente internacional de León.

La nueva concejala, nombrada hace años cronista oficial, ha mantenido este título pese a su incompatibilidad con el cargo de concejala durante semanas y sólo ha “pedido una excedencia” en su nombramiento honorífico tras las peticiones realizadas en el Ayuntamiento para que dimitiera antes de tener que pedir su cese en un pleno. Y ha salido a los medios de comunicación a explicar su renuncia temporal, que algunos entendemos que debe ser definitiva. Esta actitud y su continua alusión a las cuestiones económicas en las reuniones que mantiene como nueva edil nos conducen al tópico español, en el que siempre hay una referencia a la que echar mano. En este caso, una referencia con una locución latina: Excusatio non petita, accusatio manifesta

La edil de Cultura y Turismo debe aclarar que no existe ninguna incompatibilidad ni ningún interés particular en su apuesta por el Grial. Del mismo que pedimos que queden despejados todos los recelos sobre la posible incompatibilidad de algún otro compañero de Equipo de Gobierno entre su cargo electo y la gestión de sus empresas en la ciudad.

Quizá estamos siendo muy puntillosos con la compartimentación de las facetas profesional y política de los representantes públicos pero no es más que un reflejo de lo que demanda la sociedad. La sociedad nos dice cada día que hay que diferenciar muy bien las tareas, abandonar las puertas giratorias, evitar cualquier rédito personal de la tarea política y marcar con transparencia toda la actividad.

Así también pedimos que quede bien clara que no existe ninguna incompatibilidad entre sus compañeros de Equipo de Gobierno que compatibilizar la gestión con sus empresas con claros intereses en la ciudad.

Y el sentido común nos dice que es mejor atajar cualquier duda antes de que surjan suspicacias, denuncias o conflictos que vuelvan a desacreditar a toda una clase política a los que, desgraciadamente, la ciudadanía ve más como un problema y una preocupación más que una arma para la solución de sus necesidades.

 

http://www.diariodeleon.es/noticias/opinion/mujer-cesar-grial_995812.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *