Diez destaca que la responsabilidad del caso Llamas es ya en exclusiva del alcalde Silván

  • El portavoz socialista apela al sentido común, el clamor popular, la responsabilidad y el código ético popular para justificar la reprobación
  • Diez subraya que el PP está más cerca de la corrupción que de la transparencia
  • El portavoz destaca la gravedad de iniciar una obra sin licencia pero, sobre todo, la de violar las ordenanzas con responsabilidad política

El portavoz socialista, José Antonio Diez, apeló al sentido común, el clamor popular, la responsabilidad política personal e, incluso, al Código de Buenas Prácticas del Partido Popular para explicar la petición de reprobación que el Grupo Socialista acompañado por UPL, León en Común y León Despierta aprobó hoy del concejal popular Pedro Llamas, por iniciar una obra sin licencia.

Diez indicó que «todo lo que pase a partir de ahora en este mandado será responsabilidad del alcalde Antonio Silván que acepta y asume el comportamiento de su edil» al que el PP siguió defendiendo pese a la gravedad de los hechos cometidos. «No estamos ante un ciudadano normal, estamos ante un concejal que para asumir su cargo jura o promete cumplir la ley y eso incluye, cómo no, las ordenanzas municipales», por ello, subrayó el portavoz socialista, se le exige un plus más de responsabilidad política y ética.

La reprobación contó con el respaldo de trece ediles de los 27 de la corporación dado que tanto PP como Ciudadanos optaron por la abstención en un pleno monográfico convocado solo con este punto en el orden del día y que no tendrá ninguna remuneración para los ediles.

A continuación recogemos las frases de José Antonio Diez en su primera intervención en el Pleno Municipal de esta mañana, en una intervención en la que reclamó votos en conciencia y responsabilidad al alcalde al que recriminó que «le importe más el voto de un concejal que la imagen de León, de la institución y de los intereses de los leoneses» .

«No cabe duda que la celebración de este pleno extraordinario tiene un único responsable, y ése es usted Sr. Alcalde. Han transcurrido trece días desde la denuncia formulada desde este Grupo Municipal, ante la que usted como máximo responsable sigue impasible, incluso justificando la acción de un miembro de su Equipo de Gobierno.

Su inacción, justificación o complacencia ante los graves hechos objeto del punto de debate, han obligado -por responsabilidad- a cuatro de las seis formaciones políticas de esta corporación a solicitar la celebración de este pleno extraordinario. Formaciones que representan a más votantes que aquellas otras que han decidido no apoyarlo.

Y lo hemos hecho por los ciudadanos, por los leoneses y leonesas, que merecen una explicación clara de lo que ha ocurrido con la obra del concejal de Comercio, Turismo y Fiestas.

Nuestro compromiso real -no de boquilla ni de titulares- es con la gestión honrada y eficaz pero también con la regeneración, con la transparencia, por la defensa de la ejemplaridad, dignidad y honestidad de la clase política. En definitiva, estamos comprometidos con la buena política. Le suena esto Sr Alcalde, hace solo unos meses todas las formaciones políticas nos comprometíamos a todo ello, sin embargo parece que la memoria de algunos es realmente frágil.

Sres y Sras, los ciudadanos merecen, demandan y exigen la buena política que aquí, al menos, nada parece tiene que ver con la nueva política que algunos anuncian. No han de ser incompatibles, pero desde luego de momento no son visibles.

Política es ordenar los asuntos de los ciudadanos, es gestionar eficientemente los recursos públicos; política es también cumplir las leyes y, por supuesto y de forma genérica, ante todo servir a los ciudadanos.

Y de cumplimiento, de ética, de ejemplaridad, de recuperación de confianza, de preservar la honestidad, la dignidad y de la buena imagen de los que somos políticos y de cómo pretendemos, al menos algunos, que nos reconozcan nuestros conciudadanos versa hoy este pleno. De todos estos principios y valores, entre otros muchos que han de ser inherentes a la buena política, derivan principalmente los objetivos que buscamos con el acuerdo que hoy traemos para ser sometido a votación a este Pleno.

No se trata de vieja ni de nueva política, sino de malas artes o de buena política.

Y por ello, no debemos obviar – por su importancia- que nosotros y nosotras, los concejales y concejalas de esta corporación, como acto previo a la toma de posesión de nuestro cargo, prometemos o juramos cumplir y hacer cumplir la ley y eso incluye, cómo no, también las ordenanzas municipales.

Hasta el momento he intentado con mayor o menor fortuna dejar claro que es lo que debatimos y votamos hoy, consciente que quien tiene la potestad para llevar a cabo el acuerdo que hoy salga de este pleno es única y exclusivamente el Alcalde.

Como pueden comprobar de los hechos concretos que han derivado a este asunto, hasta el momento, no hemos hecho ninguna mención porque sinceramente creo que no son los mismos, como tales, los que han de desembocar en la toma de una decisión, aunque sí son hechos que, a nuestro entender, son de extrema gravedad.

Es la credibilidad, la transparencia, las buenas prácticas, la honorabilidad de quienes tenemos el honor de ostentar un cargo público lo que hoy está realmente en juego. Se trata ante todo de asumir o no las responsabilidades que los políticos tenemos y las que los ciudadanos, como es su derecho, nos exigen.

Entendemos que el análisis objetivo de los hechos es suficiente para tomar la decisión de apartar al concejal de sus competencias, si por si mismo no asume sus responsabilidades y por ello hemos reclamado este pleno de reprobación.

Pero por si no tuviesen suficiente con los hechos concretos y por si todo lo que he comentado hasta el momento no bastase para tomar una decisión, queremos aportar -porque nuestra intención y voluntad es la de contribuir a esclarecer y ayudar a tomar decisiones a nuestro Alcalde-, algo que le sirva y no le suscite dudas, porque creo que Ud. necesita un impulso; lo que quiero aportarle es el Código de Buenas Prácticas, el suyo, el del Partido Popular, el que seguro que ha rubricado y conoce perfectamente. Ese código que deben suscribir todos ustedes previamente a la asunción de un cargo público.

Apelo a este código de conducta personal y partidista, ya que los códigos éticos genéricos, el sentido común y el sentir de la ciudadanía en general parecen que no van con ustedes, como ya han demostrado en multitud de ocasiones. Espero que al menos atiendan y cumplan sus propias leyes de comportamiento.

Estoy convencido de que todos los miembros del PP conocen este Código e incluso probablemente también lo conozcan los compañeros de C´s que tan estrictos se han definido siempre en el cumplimiento de las situaciones que se pueden derivar de los mismos para trasladar sus apoyos, o no….

Código, que entre usted y yo es muy mejorable con los tiempos que corren.

Aquí tengo ese código de buenas prácticas, BREVEMENTE le preciso algunos puntos para facilitarle el trabajo, porque desde luego parece habérsele olvidado a usted y a sus compañeros.

Entre alguno de los Principios Generales el Código indica,

  • Se abstendrán de toda actividad privada que pueda suponer un conflicto de intereses con el ejercicio de su función, y no aceptarán ningún trato de favor o situación que implique privilegio o ventaja.
  • No influirán en la agilización o resolución de trámite o procedimiento administrativo cuando ello comporte un privilegio en su beneficio o en el de su entorno familiar y social
  • Han de observar el máximo rigor y exigencia en el desempeño de sus funciones, velando siempre por el interés público y el servicio a los ciudadanos, y absteniéndose de cualquier conducta que, aún siendo plenamente legal, pueda dañar la imagen u honorabilidad de la organización a la que pertenecen.
  • Actuarán en el desempeño de sus cargos o funciones de acuerdo con los principios de transparencia, eficacia y austeridad.
  • El compromiso de actuar públicamente de acuerdo con los principios de integridad, responsabilidad, transparencia, ejemplaridad y honradez.

Son algunos de los principios que incluye su código de buenas prácticas que le hemos recordado. Solo quiero que entienda que si no le parece oportuno atender al clamor social, a la petición de la mayoría de los ciudadanos representados por los cuatro grupos políticos, al menos haga caso a su partido y al dogma de comportamiento que éste propugna y que, tal vez, usted sí acepte y acate. Y lo hago, reitero, por esos miles de leoneses que tienen hoy puesta su atención en este pleno para valorar si somos merecedores de su confianza, para esos miles de leoneses que consideran que estamos aquí para gestionar de la forma más eficaz su ciudad, sin desvíos legales, sin irregularidades, sin injusticias ni favoritismos.

Esos miles de leoneses que esperan de nosotros ejemplaridad, honradez e integridad, Y, por supuesto, también valentía a la hora de tomar decisiones que no son cómodas pero sí ineludibles.

Para concluir esta intervención, pido a los miembros de esta corporación a la hora de manifestar su posicionamiento voten en conciencia, que tengan en cuenta que no se trata de valorar o justificar el posible error o desconocimiento de un ciudadano de la calle, la posible ventaja obtenida por un ciudadano de la calle, la ilegalidad o irregularidad de un ciudadano de la calle. Si nos limitásemos a ello, como algunos parecen pretender, estaríamos cometiendo un gravísimo error no solo bajo la responsabilidad que como cargos públicos tenemos sino también por la manifiesta indefensión a la que someteríamos a la ciudadanía en general.

Sr. Alcalde, si con inmediatez usted no adopta una decisión en relación al acuerdo que previsiblemente hoy será ratificado en este Pleno, quiero que entienda que a partir de ese momento será Usted el único responsable de lo ocurrido y -por lo tanto- quién deberá asumir esa responsabilidad de todo aquello que pueda seguir derivándose de esta situación.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *