Silván o el arte de defender lo indefendible

JAEn una larga entrevista en el Diario ABC en la que defiende a sus presidentes, nacional y autonómico, defiende el diálogo y la colaboración con Ciudadanos e, incluso, defiende que se puede ser procurador y alcalde (aunque lo primero le reste, al menos, cuatro días al mes de la dedicación exclusiva que ejerce en León), Antonio Silván defiende hasta lo indefendible.

El alcalde que,  asegura que hay consenso para reformar la plaza del Grano, desoyendo los cientos de voces que le reclaman cambios, admite además que tendrá que volver a presentar a los partidos el tarifazo del Hospital, sin reconocer que lo hace tras haberlo aprobado en  comisión informativa por el anuncio de recursos y la petición expresa de todos los partidos de que lo hiciera. No es consenso, alcalde. Es obligación de contar con el resto como ya le pasó en la aprobación del presupuesto. Aceptó enmiendas porque en caso contrario no tendría los votos necesarios para aprobar las cuentas. No se puede ni se debe hacer de la necesidad, virtud.

Pero lo peor en esta entrevista, sin duda, es la afirmación del alcalde de que el proyecto de FEVE no está parado. Hace falta tener muy poca consideración con los leoneses para hacer esta afirmación cuando las vías, y todo el proyecto, llevan empantanadas cuatro años. Desde que Mayor Oreja asumiera la presidencia de FEVE no se ha hecho nada más que arreglar las medianeras de las viviendas.

No pasa ni un tren desde la Asunción desde hace cinco años. No hay solución para los problemas de seguridad, no hay presupuesto ni proyecto concreto. Y dice el alcalde que el proyecto no está parado. Cada vez que Silván asegura que hay absoluta voluntad política del Gobierno de España, de la Junta y del Ayuntamiento para llevar a cabo estos trabajos me temo lo peor. Recuerdo que sobre Torneros dijo lo mismo hace unas semanas y nos hemos quedado con cara de tontos al ver que, ni siquiera, la plataforma optaba a los fondos. Ni se ha dado a la Unión Europea la posibilidad de rechazo. Vergonzoso todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *