El PSOE denuncia un presunto trato de favor a Pedro Llamas

  • Diez pide la convocatoria urgente de la Comisión de Investigación abierta tras la infracción del edil del PP
  • El PSOE destaca la celeridad en la tramitación del expediente en el Ayuntamiento
  • «No nos equivocamos al pedir el cese del concejal»

RP CASO LLAMASEl portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de León, José Antonio Diez, denunció hoy el presunto trato de favor al edil popular Pedro Llamas en la concesión de la licencia de apertura para su negocio y en la tramitación y sanción por el inicio de las obras sin autorización.

Diez explicó que «reclamamos la puesta en marcha de una comisión de investigación porque estábamos convencidos de que la defensa sinsentido que el alcalde realizó del concejal infractor iba más allá de un respaldo partidista. Ese cierre de filas para con quien ha admitido ilegalidad en su actuación, dando un pésimo ejemplo y generando una imagen desastrosa de la administración y de la política, era inconcebible. Debía haber más. Y lo hay».

«Hay un presunto trato de favor que ahora tenemos que aclarar. ¿Por qué al concejal recibió la documentación de su expediente saltando los plazos que, tradicionalmente, rigen en el Ayuntamiento de León? ¿Por qué la única cédula urbanística concedida en el mismo día en este consistorio en dos años es la correspondiente a la obra del edil de Consumo y la media de espera supera los 7 días? ¿Por qué, aun teniendo una comisión de investigación constituida nadie ha comunicado la infracción impuesta al edil? ¿Por qué la obra solo se paralizó cuando el PSOE lo denunció? ¿Por qué el expediente por la infracción sólo se incoó cuando el PSOE lo denunció?», se preguntó Diez quien explicó que «todo esto deberemos aclarar cuando se convoque la nueva reunión de la comisión, porque han pasado cinco semanas sin que se vuelva a convocar».
El portavoz del PSOE se preguntó por qué es considerada falta leve una infracción que supone iniciar sin licencia una obra que afecta al patrimonio (al estar ubicada en el Camino de Santiago) y al PGOU (como pusieron de manifiesto los técnicos que recalcaron la necesidad de modificar el proyecto inicial) cuando se considera grave, y así se multa, hacer una obra privada en un portal, o pintar una fachada, o cambiar una bajante o poner un letrero. Por ejemplo, según los datos facilitados al Grupo Municipal Socialista instalar un ascensor en una vivienda supone una sanción de 2.687 euros, reformar un local para clínica dental o restaurante son 4.875 o 5.160 euros, instalar un rótulo más de 2.600 o colocar un toldo 3.750 euros.
Diez subrayó que será necesario que, entre todos los grupos políticos se analice el funcionamiento del servicio de Urbanismo en la comisión de investigación «porque es necesario establecer un baremo que demuestre no solo el buen funcionamiento del servicio de Urbanismo sino también su tratamiento igual para todos los solicitantes de licencia, y todos los infractores que hubiera».

«Parece que puede haber un trato de favor y con la nueva documentación que hemos solicitado habremos de aclarar quién y por qué lo aprobó, pidió o autorizó esta rapidez en la autorización para el edil que, pese a todo, no pudo esperar».

Para el PSOE, es evidente es que nadie que haya tramitado una licencia de obra en el Ayuntamiento tuvo tanta celeridad que el concejal de Consumo. Cuando durante dos años la media de espera para la concesión de una cédula urbanística es de más de 7 días, el edil la obtuvo en la misma jornada y quizá, y eso tal vez lo podamos demostrar, antes siquiera de solicitarla. Cuando el concejal del PP obtuvo una respuesta a su petición de licencia al día siguiente de registrarla cuando la media de espera supera las dos semanas. No hemos hallado ningún caso más en el Consistorio. Es bien cierto que algunas licencias se tramitan con celeridad pero la media de concesión supera, con mucho, los dos meses que él estimaba, que él anunció a la prensa y que él ni siquiera esperó para hacer los trabajos de cimentación.
«La media de concesión de las licencias, para reformar locales o ampliarles, supone una espera de seis o siete meses en el Ayuntamiento de León. El concejal logró su licencia en tres meses y medio, pese a la paralización, el montante de la obra, y encontrarse incurso en un expediente por infracción urbanística», indicó Diez.
«La respuesta a la petición de licencia de Pedro Llamas fue excepcionalmente rápida y solo su negligencia o confianza en obtener los papeles y en creerse por encima del bien y del mal, impidió una tramitación que le habría permitido abrir su negocio mucho antes que cualquier empresario que lo hubiera intentado en esta ciudad. Cuando conozcamos la información que, de momento, no se nos ha facilitado podremos dar más datos pero es evidente que no nos equivocamos cuando pedimos el cese del concejal, cuando le reprobamos y cuando reclamamos la asunción de responsabilidades por parte del alcalde Antonio Silván», recalcó Diez.

«En todo caso, lo que está claro es que pedimos una convocatoria urgente de la comisión así como el expediente de infracción urbanística que se haya tramitado en el Ayuntamiento. Mes y medio de espera es demasiado», concluyó su comparecencia ante los medios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *